20 may. 2012

Co-razones.

No hace falta que me digáis eso de que perdéis la cabeza, por eso de que sus caderas.. ya sé de sobra que tiene esa sonrisa, y esas maneras, y todo el remolino que forma en cada paso de gesto que da. Pero además la he visto ser ella misma, y en serio que eso no se puede escribir en un poema. Por eso, eso que me cuentas de que mírala cómo bebe las cervezas, y cómo se revuelve sobre las baldosas, y qué fácil parece a veces enamorarse.. Todo eso de que ella puede llegar a ser ese puto único motivo de seguir vivo y a la mierda con la autodestrucción.. todo eso de que los besos de ciertas bocas saben mejor es un cuento que me sé desde el día que me dio dos besos y me dijo su nombre. Pero no sabes lo que es caer desde un precipicio y que ella aparezca de golpe y de frente, para decirte, venga, ven y me lo cuentas. No sabes lo que es despertarte y que ella se retuerza y bostece, luego te abrace, y luego no sepas cómo deshacerte de todo el mundo. Así que supondrás que yo soy el primero que entiende el que pierdas la cabeza por sus piernas, y el sentido de sus palabras, y los huevos por un mínimo roce de mejilla. Que las suspicacias, los disimulos cuando su culo pasa, las incomodidades de orgullo que pueda provocarte, son algo con lo que ya cuento. Quiero decir que a mí de versos no me tienes que decir nada, que hace tiempo que escribo los míos. Que yo también la veo. Que cuando ella cruza por debajo del cielo solo el tonto mira al cielo. Que sé como agacha la cabeza, levanta la mirada y se muerde el labio superior. Que conozco su voz en formato susurro, y formato gemido, y en formato secreto. Que me sé sus cicatrices, y el sitio que la tienes que tocar en el este de su pie izquierdo para conseguir que se ría, y me sé lo de sus rodillas y la forma de rozar las cuerdas de una guitarra. Que yo también he memorizado su número de teléfono, pero también el número de sus escalones, y el número de veces que afina las cuerdas. Que no sólo conozco su última pesadilla, también las mil anteriores, y yo sí que no tengo cojones a decirle que no a nada, porque tengo más deudas con su espalda de las que nadie tendrá jamás con la luna.. (y mira que hay tontos enamorados en este mundo). Que sé la cara que pone cuando se deja ser completamente ella, rendida a ese puto milagro que se supone que exista. Que la he visto volar por encima de poetas que valían mucho más que estos dedos, y la he visto formar un charco de arena rompiendo todos los relojes que le puso el camino, y la he visto hacerle la competencia a cualquier amanecer por la ventana.. no hablen de paisajes si no han visto su cuerpo. Que lo de "mira sí, un polvo es un polvo", y eso del tesoro pintado de rojo sobre sus uñas, y solo los sueños pueden posarse sobre las cinco letras de su nombre. Que te entiendo, que yo escribo sobre lo mismo, sobre la misma. Que razones, tenemos todos.. Pero yo, muchas más que vosotros..


Un idiota como yo, que deja mucho que desear.

Bien, siempre olvido decirte lo que realmente importa, siempre me quedo sin palabras cuando hablo contigo, son tantas cosas las que quiero compartir que me asalta esta especie de inseguridad en mis argumentos.. Olvido decirte que te quiero. Un idiota como yo dejo mucho que desear en todo lo que toco, en todo lo que pretendo plasmar. Nunca acierto en la diana, me queda sólo esta sensación de saber que me queda algo por decir, que me queda otra oportunidad, siempre existe ese resguardo que me salva de mis autismos sentimentales. Yo, no soy sólo esa voz en off que vacila de una prepotencia que le provoca esta sociedad en la que vivimos, me refugio en mis debilidades y eso se nota, vamos que si se nota.. Soy algo más.
Siempre he creído que lo que se expresa escribiendo no se es capaz de volver a reproducirlo hablando y eso es algo que tengo marcado en todo lo que digo, en cada caldo que lidio con buen o con mal pie, lo siento pero entre otras cosas soy humano y entre otras cosas sufro la debilidad de ser vulnerable a lo que siento.. Llevar esta amistad, esta complicidad en silencio, en el letargo de la oscuridad me está haciendo crecer como persona y cuanto menos como ciudadano X.. Estoy aprendiendo de ti, no sé quizás el qué y el cómo pero siento la necesidad de desafiar al mundo trás hablar contigo, siento la prepotencia de mirar por encima del hombro al resto del planeta tras colgar la conversación de rigor con la cual alimentas algo más que este vacío que a veces me abduce.. Alimentas mi corazón. Ha sido muy grande dar contigo y mucho más grande es el saber a ciencia cierta que es cierto, que pasa el tiempo, y esto funciona, seguimos al pie del cañón con esas ganas dementes de querer mucho más, de querer lo que por derecho la vida nos debe, de querer que todo salga bien.. Estoy muy seguro de ti, eso me hace partícipe de una paz interior que no he sabido canalizar a lo largo de mi vida y que por mera casualidad me veo obligado a enfrentarme a mi mismo. Me siento extraño al verme reflejado en el espejo, al hablar solo de temas que quizás nunca hubiese tocado y que por supuesto estaban destinados a ser pasto del olvido por la más absoluta manía esta de reprimir lo que hierve bajo la piel.. Bajo la piel del corazón.
Cada vez me ahoga más esta impotencia del teclado y me limito a escribirte todo aquello que por miedo no sé como decirte.. Me atraca el impulso de morir en tus brazos, de morir en tus palabras para más tarde buscar el exilio en tu aliento y poder sentirme fuerte.. Te echo de menos. Todo siempre es mucho más sencillo y como tal mucho más duro que la misma realidad y como tal, valga la redundancia, mucho más cercano.. Quisiera pregonar lo que te quiero a voces sordas de teclado, quisiera gritar este vacío de no tocarte, quisiera llorar las noches que me gustaría que estuvieses por aquí, pero me quedo con el consuelo de que sé que cobraré todos los intereses, de que saldaré esta deuda en algún momento, mientras tanto pago aduana al cruzar algún mensaje a tu móvil, pago el impuesto revolucionario por haberte conocido, pero me siento especial por sentir bajo mi piel lo que me trasmites y eso me hace ser algo más que un personaje anónimo destacado entre tanto sentimiento por atar.. Son tantas las cosas que te quiero preguntar, son tantas las vivencias que quiero compartir, son tantas las ganas de seguirte el rastro que no me veo capaz de empezar yo solo... Es inevitable, juegas un papel clave al día de hoy en esta partida de ajedrez que no es otra que mi vida, sin trampa ni cartón, esta partida de ajedrez, recuerdo que siempre se ha visto destinada a quedarse en tablas, por fin comienzo a saber que puedo conseguir el jaque mate..
Reconozco que soy débil, este correo lo pone de manifiesto, pero claro eso tú ya lo sabes.. Yo sé que lo sabes y es por esto que todo lo que pretendo plasmar cobra sentido por si solo.. Te echo de menos. 




1 may. 2012

Dejemos clara la intención.

Contigo. Una palabra que con siete letras y tres sílabas dice tanto. Contigo. Dice que sin ti, no puedo, que no puedo pasarme más de tres horas seguidas sin que en alguno de los ciento ochenta minutos que éstas tienen, piense en ti. Dice, que no quiero separarme de ti nunca, que no puedo, que no me dejes, que tienes la maldita manía de ser perfecto, de enganchar, de ser un jodido mal vicio. Contigo. Con tanto y con tan poco se hizo grande la ilusión, ya lo dice Maldita Nerea. Contigo. En realidad es una palabra definida como ''Forma especial del pronombre personal ti cuando va precedido de la preposición con'' Pero qué sabrá el diccionario de amor. Contigo. Contigo no me iría al fin del mundo, pero sí que me le recorrería entero. 

3 abr. 2012

Me gustaría poder convencerte con millones de sonrisas..

Echarte de menos y luego quererte de más.

No necesito que me sonrías, pero sin eso me sería más difícil sonreír, y más difícil levantarme sin ti. Puedo con todo, pero me pesa si no es contigo. No necesito que me cuentes las cosas, pero me gusta. Hay más gente con la que hablar, pero ninguno tiene tu manera y tu forma de decir cada cosa en cada momento. Nadie te sustituirá, nadie ocupará tu lugar. Habrá algunas personas mejores y peores, pero ninguna como tú. 

4 feb. 2012

Sonrisas que tropiezan con otras sonrisas.

Cuando estoy realmente jodida, apareces con esa sonrisa, me das ánimos, dices alguna tontería.. Miles de momentos juntos en los que nos hemos reído hasta que nos dolía el estómago.. y eso me gusta. Hay palabras que suben como el humo y otras que caen como la lluvia. Aunque me fuese, ¿De verdad crees que te podría olvidar? Cuando estoy contigo me siento distinta, me siento mejor persona. La vida no se mide por las veces que respiras, sino por los momentos que te dejan sin aliento. Me despierto cada noche pensando en ti, y me levanto todas las mañanas con las mismas ganas de abrazarte. Quiero sentarme enfrente, mirarte y luego perderme. Yo intento engañarme a ti y a mí, diciendo que no significas nada, pero no es así, esta vez no me voy a ir de tu vida por la puerta de atrás, esta vez no.. Y me gustaría que supieses que mereció la pena, que ahora sé que seguir no es pasar las hojas de un calendario, sino entender que cada hoja de ese calendario es única e irrepetible..